Los accidentes automovilísticos son la principal causa de lesiones en la médula espinal. Incluso las medidas de seguridad destinadas a proteger nuestras vidas en un accidente pueden ser la razón por la que las víctimas sufren lesiones en la médula espinal. Las bolsas de aire y los cinturones de seguridad salvan vidas, pero pueden causar estragos en la médula espinal durante un accidente.

Por supuesto, las bolsas de aire y los cinturones de seguridad deben utilizarse siempre para la seguridad de todos los pasajeros. Sin embargo, comprender cómo el impacto repentino de un choque puede causar un trauma en la médula espinal y el tejido que la rodea es importante para saber cómo tratar la lesión.

La Anatomía de la Médula Espinal

Al observar las partes de la médula espinal y cómo funcionan, se obtiene una mejor idea de las formas en que un accidente automovilístico puede provocar un trauma en esta parte del cuerpo. Como parte del sistema nervioso central, la médula espinal es un conjunto de nervios que conectan el cerebro con el resto del cuerpo. Este órgano está protegido por una compleja columna vertebral que encierra los nervios.

Debido a que los nervios agrupados en la médula espinal viajan por todo el cuerpo, la lesión de la médula puede significar dolor u otros síntomas en partes del cuerpo alejadas de la médula espinal. Estos nervios son responsables de la función motora del cuerpo. Por lo tanto, la incapacidad para mover un dedo de la mano o del pie sin dolor se remonta a la médula espinal misma.

Los Síntomas de una Lesión de la Médula Espinal Varían

A menudo, las personas asociarán los síntomas de una lesión de la médula espinal, como entumecimiento en otra parte del cuerpo, con un colchón desgastado o dormir en una posición incómoda. Los espasmos de espalda, el dolor que se irradia a las extremidades e incluso la dificultad para respirar u otros problemas respiratorios pueden ser el resultado de una lesión de la médula espinal sufrida en un accidente automovilístico.

Partes de la médula espinal pueden aplastarse, fracturarse o dislocarse durante un accidente. Incluso aquellos que parecen no experimentar ningún síntoma más que un poco de dolor después de un choque, pueden experimentar dolor mucho más tarde debido al deterioro de la médula espinal. Este deterioro puede dejar fragmentos de hueso afilados que perforan y pellizcan los nervios o el tejido circundante.

Afortunadamente, buscar atención médica de un médico quiropráctico como la Dra. Keren Gómez puede ayudar a las víctimas de accidentes automovilísticos a recuperarse más rápidamente y evitar daños a largo plazo. Llama a la Dra. Keren Gómez al 561-414-2401 o utiliza nuestro formulario de contacto en línea para solicitar información sobre cómo el tratamiento puede ayudarte a recuperarte de una lesión sufrida en un accidente automovilístico.

Leave a Comment